La huella de carbono en la construcción - Eadic

La huella de carbono en la construcción

1. La huella de carbono

 

La Huella de Carbono según la norma ISO 14067,  es entendida como la cantidad de gases de efecto invernadero que son directa e indirectamente generados durante una actividad o durante el ciclo de vida de un producto o servicio.

Efectivamente, es una parte del estudio de la emisión de todos los gases de efecto invernadero, siendo el CO2 el más importante.

Es así como la actualidad, el cambio climático y el calentamiento global son dos de las principales cuestiones asociadas al desarrollo sostenible que preocupan.

No es de extrañar, por tanto, que el sector de la construcción no sea ajeno a esta realidad.

 

La huella de carbono
La huella de carbono

 

2. Huella de carbono en la construcción

 

Actualmente se estima que el sector de la construcción es el responsable del 40% de las emisiones de CO2, asimismo, genera el 30% de los residuos sólidos y el 20% de la contaminación de las aguas.

El hormigón es el material de construcción más empleado en el mundo; cada año la industria del hormigón emplea 1.6 billones de toneladas de cemento y cada tonelada emite 1 tonelada de CO2 a la atmósfera.

Con todo ello, y sin querer ser alarmista, es obvio que, desde hace ya varios años, se esté haciendo un esfuerzo en determinar la huella de carbono.

No sólo en los materiales de construcción, sino en todo el ciclo de vida de la construcción, para minimizar el impacto en el medioambiente.

 

– El Análisis del Ciclo de vida (ACV)

 

El ACV, es un proceso objetivo para evaluar las cargas ambientales asociadas a un producto, proceso o actividad, identificando y cuantificando el uso de materia y energía y los vertidos al entorno  y llevar a la práctica estrategias de mejora ambiental.

El ciclo completo del producto, proceso o actividad, contempla las etapas de extracción y procesado de materias primas; producción, transporte y distribución; uso, reutilización, mantenimiento, reciclado y disposición del residuo.

Ciclo del producto
Ciclo del producto

 

– Fases del ACV

 

Las fases del ACV son básicamente las siguientes:

  • Alcance:

Según la ISO 14040 hay que definir el sistema del producto a estudiar:

      1. Sus funciones.
      2. Sus límites.
      3. Las reglas de asignación de cargas ambientales.
      4. Los tipos de impacto a evaluar.
      5. Su metodología de evaluación y su interpretación.
      6. Los requisitos que deben cumplir los datos del inventario y finalmente las hipótesis y limitaciones.
  • Inventario del Ciclo de Vida:

Esta fase consiste en realizar un balance de la materia y energía del sistema, además de otros parámetros como: biodiversidad afectada, ruido, radiaciones, utilización del suelo, etc. Las entradas son las materias primas incluyendo las fuentes de energía y las salidas son las emisiones al aire, al agua y al suelo.

  • Evaluación de Impactos:

En esta fase se relaciona los resultados del análisis de inventario con los efectos ambientales a los que dan lugar, con el fin de valorar la importancia de los potenciales impactos que generan. Algunas de las etapas son las siguientes:

  • Interpretación:

Donde se combinan los resultados del análisis de inventario y de la evaluación de impacto.

  • Revisión crítica:

Efectivamente, es un requerimiento de la UNE-EN ISO 14040 y debe ser realizada por expertos ajenos al estudio, tanto internos a la organización como externos a la misma.

 

3. Objetivo de la huella de carbono

 

La huella de carbono no es ni más ni menos que “UNA PARTE DEL ANÁLISIS DEL CICLO DE VIDA”, cuyo objetivo es el conocimiento de las emisiones de gases de efecto invernadero, en concreto el CO2.

Dicho de otra manera, el cálculo de la huella de carbono es un análisis de ciclo de vida o un análisis de inventario cuya evaluación se hace solamente con una categoría de impacto, el calentamiento global.

Además, La huella de carbono de un material de construcción se refiere a  las emisiones de dióxido de carbono (CO2) desde la obtención de materias primas hasta el tratamiento como desperdicios o descomposición, pasando por la fabricación, manufacturación y su transporte hasta obra.

 

4. Fases para el cálculo de la Huella de Carbono

 

Las fases para el cálculo de la Huella de Carbono según la ISO 14064-1 son básicamente las siguientes:

  • Definición de objetivos y alcance: Los alcances son las emisiones directas y las emisiones indirectas.
  • Organización y producto: Según la ISO 14064-1, la organización debe consolidar sus emisiones de GEI o bien en su conjunto o bien según cada instalación.
  • Contabilización de las emisiones: Primero se recopilan los datos de aquellas actividades que emiten GEI, dentro de los límites de cálculo definidos anteriormente.

Seguidamente, se localizan los factores de emisión los cuales relacionan los datos de la actividad (unidad de masa, km, unidad de volumen) con las emisiones de dióxido de carbono y por último, se calcula la HC teniendo en cuenta los factores y las fases de la actividad.

  • Análisis de los resultados: Con la finalidad de proponer medidas reductoras o compensatorias.

Como conclusión a esta breve descripción de lo que es la huella de carbono en el sector de la construcción, podemos reflexionar que cada vez tiene más auge conceptos como la construcción ecológica, así como también la reducción  de impactos nocivos creados durante la fabricación de materiales y de viviendas.

Autor: Camilo Cano. Docente de MAEROP.

Compartir

Contenido seleccionado para ti

Riesgos psicosociales. Evaluación
1. Introducción   Cuando se hace una evaluación de Riesgos psicosociales tenemos que ir más allá del mero cumplimiento de la Ley de…
Suscríbete a nuestro boletín

Recibe directamente en tu correo las últimas noticias y actualizaciones de eadic.

Ir arriba