La implementación efectiva de big data en el sector banca

La implementación efectiva de big data en el sector banca

La adopción de iniciativas big data supone un importante reto para algunas entidades financieras. La rigidez de sus sistemas, unida a la falta de perfiles especializados y una severa ausencia de foco estratégico dificultan la implementación de soluciones y complican también el cumplimiento de las expectativas generadas por los grandes datos.

La decisión de optar por una estrategia big data, con todo lo que implica, revela las debilidades internas más
acusadas, las que terminarán convirtiéndose en impedimentos y lastres para el progreso. Se perfilan como los retos inmediatos a superar por las empresas que los detectan, si quieren ponerse, al menos, al nivel de la competencia, abrazando el dinamismo que los mercados exigen hoy día.

Cuando ha quedado de manifiesto la necesidad de poner en marcha una iniciativa big data, las empresas del sector deben planificar cuidadosamente su implementación, para optimizar resultados.

Los pasos a seguir son los siguientes:

  1. Definición de objetivos e identificación de procesos de negocio.
  2. Determinación de los datos relevantes y necesarios.
  3. Diseño del marco de trabajo analítico.
  4. Recogida de datos y aplicación de las técnicas de análisis.
  5. Monitorización del esfuerzo, para garantizar alineación con los objetivos.
  6. Validación del desempeño analítico desde la perspectiva de negocio, para optimizar el proceso y realizar los ajustes necesarios.

Una vez en marcha, las entidades financieras que cuentan con la perspectiva que big data les ofrece sobre el negocio, los clientes, la red de contactos y el entorno, están en disposición de experimentar una nueva forma de trabajar que se ilustra con cualquiera de los siguientes ejemplos:

  • Una nueva concepción del servicio al cliente, donde el impulso parte de él, reforzando su sensación de confianza con la entidad.
  • Construcción de un vínculo mucho más sólido que se ve impulsado por los valores compartidos.
  • Fomento de la conectividad y las interacciones, generando sinergias positivas entre y para con los clientes.
  • Colaboración efectiva con toda la red de contactos, consiguiendo mejorar resultados.
  • Innovación y generación de nuevas oportunidades en cuanto a productos y servicios.

 

Ejemplo de aplicación práctica del Big Data: https://www.youtube.com/watch?v=vRe1RvxZybI

 

Autor: Roberto Sancho Rojas, docente del Máster en Big Data y Business Intelligence

 

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Contenido seleccionado para ti

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe directamente en tu correo las últimas noticias y actualizaciones de eadic.

Ir arriba