Recarga rápida por inducción - Eadic

Recarga rápida por inducción

El vehículo eléctrico se presenta como alternativa eficiente al vehículo de combustión. Como todos sabemos tiene muchas ventajas a nivel medio-ambiental, eficiencia energética, menos emisiones de CO2, menos ruido…pero tienen también dos desventajas principales.

 Por un lado, tienen escasa autonomía, necesita recargas frecuentemente y los puntos donde realizarla no son tan numerosos como las gasolineras. Por otra parte, los tiempos de recarga de las baterías son excesivamente altos, llegando incluso hasta las 7 o 8  horas en una recarga completa.

Para mejorar la competitividad de los vehículos eléctricos CIRCE (Centro de Investigación de Recursos y Consumos Energéticos de la Universidad de Zaragoza) y Endesa han desarrollado un sistema mediante el cual se realiza una carga rápida por inducción gracias a la cual desaparecen los problemas de repostaje y autonomía antes mencionados.

Es un sistema basado en la inducción electromagnética que permite la recarga de la batería de los coches eléctricos sin necesidad de cables. Muy Interesante nos explica el sistema como “dos bobinas eléctricamente aisladas y acopladas magnéticamente a través del aire”. 

recarga rápida por inducción

Fuente: MuyInteresante

El usuario tiene que colocar su vehículo eléctrico, el cual posee un elemento receptor integrado en su parte inferior, sobre el emisor que consiste en una plataforma de carga situada en el pavimento. Cuando el sistema detecta el vehículo en la parte superior comienza la transmisión de energía. Es un proceso similar al de las cocinas de inducción.

recarga rápida por inducción

Fuente: Beenergy

Los aspectos positivos frente a los sistemas de recarga por contacto son los siguientes:

  • Seguridad: se ha conseguido que la carga a alta potencia (30 kW) tenga niveles de ondas electromagnéticas inferiores al límite permitido.

  • Comodidad: la recarga se realiza sin bajarse del coche y sin tocar ningún cable.

  • Rapidez: se carga un 80% de la batería en aproximadamente 15 minutos (el 100% en 25-30 min).

  • Versatilidad: la estación de recarga se puede integrar fácilmente en cualquier lugar, funcionando correctamente a temperaturas extremas, sumergido en agua o cubierto de hielo o nieve, sin producir impacto visual alguno.

En un futuro se pretende aumentar aún más la potencia para reducir el tiempo de carga a unos 10 minutos aproximadamente y aplicar el sistema a la realidad bien sea de forma estática o dinámica. Esto tendrá un impacto importante en la Ingeniería del Transporte actual ya que se trata de un sistema aplicable prácticamente a todo medio de transporte.

La recarga estática será de fácil aplicación al transporte público (principalmente autobuses y tranvías) el cual tiene como característica común paradas puntuales repetitivas, las cuales serían un magnifico punto para establecer las estaciones de carga. Sería igualmente viable para los taxis situando los puntos de carga en sus paradas en aeropuertos, hospitales, estaciones, etc. Así mismo, sería factible también para los turismos disponiendo la recarga en las estaciones de servicio y otros puntos estratégicos como son los centros comerciales. De igual modo los puntos de recarga podrían estar ubicado en las zonas de carga y descarga de camiones de basura, de reparto de mercancías, etc.

Algo más incierto debido a la dificultad de implantación, aunque ya puesto en práctica en autobuses en Málaga, será la recarga del vehículo en marcha. Esta recarga dinámica se  localizaría en ciertos tramos de carriles tanto urbanos como interurbanos.

[youtube_sc url=»http://youtu.be/kAmKkmNNzh4″ title=»Tecnología%20española%20para%20la%20recarga%20rápida%20de%20coches%20eléctricos»]

Fuente: El Mundo

  

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Contenido seleccionado para ti

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe directamente en tu correo las últimas noticias y actualizaciones de eadic.

Ir arriba