TRANSPORTE INTELIGENTE EN EL SECTOR PÚBLICO - Eadic

TRANSPORTE INTELIGENTE EN EL SECTOR PÚBLICO

1. Introducción

 

Ante la posibilidad de implantar un  Sistema  de Transporte Inteligente, la primera pregunta que un Directivo se suele hacer es: ¿Funcionará está tecnología? ¿Será un éxito la implantación?

Tras muchos años de trabajar el despliegue de distintos sistemas, se da la conclusión de que la respuesta muchas veces la tenemos antes de empezar.

Hay una serie de factores que nos dan una medida de las posibilidades reales del éxito antes de comenzar la implantación de la misma.

Esta previsibilidad del éxito debería ser tomada como uno de los principales puntos de análisis antes de acometer la inversión que implica su implantación.

 

2. Factor Clave: La organización del Sistema de transporte inteligente

 

Sistema de transporte inteligente
Sistema de transporte inteligente

La regulación y formato de concesión del transporte público es un factor crucial en el éxito de una implantación de Sistemas de Transporte Inteligentes.

Para la implantación de la mayoría de ellos es necesario que exista un organismo independiente, que regule la operación del transporte.

Este organismo, público debe tener suficiente autonomía y autoridad para poder impulsar y controlar la implantación y el uso de los Smart Mobility.

Este control muchas veces puede superar las fronteras locales y ampliarse a la región, haciendo cada vez más compleja la toma de decisiones.

Dentro de los diferentes modos de organización del transporte, encontramos a lo largo de Europa y Latinoamérica distintos esquemas de regulación del transporte.

Los mencionamos a continuación:

  • Licitación de líneas o recorridos  adjudicados a transportistas autónomos (por ejemplo la mayor parte de la ciudad de México).
  • Grandes paquetes de líneas para empresas profesionales de Transporte (por ejemplo Bogotá).
  • Operación pública de las rutas de forma permanente sin concesión privada (por ejemplo Madrid).

 

3. Asignación de rutas de transporte inteligente

 

Sobre esa asignación de rutas adicionalmente tenemos distintos niveles de control ejercido por la autoridad, nuevamente, desde un control muy desatendido, en el que la propia adjudicación de la línea conlleva la generación de la oferta de servicio.

Así como la propia operación en la que el operador adjudicatario determina cuales son los horarios en los que el transporte estará disponible para el usuario.

Entre estos términos encontramos una diversidad de casos que pueden hacer recomendable la implantación un Sistema Inteligente de Transporte, conociendo de antemano si el que pretendemos implementar llegará a éxito con casi total seguridad.

Podríamos por tanto establecer una clasificación en cuanto a la adjudicación de la operación y el control público de la operación del transporte que nos permita identificar cuáles son los sistemas más eficientes para el transporte de nuestra ciudad.

De este modo, se pueden clasificar identificando el destinatario del servicio, por lo que, dependiendo del nivel de profesionalización del transporte y de regulación del mismo,  podremos determinar si la implantación del Sistema será recomendable o incluso posible.

Como norma general, una mayor profesionalización del sistema de transporte y un mayor control por parte de la autoridad con organismos independientes armados, harán más viable la implantación de sistemas más complejos.

Generando a su vez un mayor beneficio una vez implantados los transportes inteligentes.

 

Autor: Julián Lara, docente en el Master Internacional de Transporte y Seguridad Vial de EADIC

Compartir

Contenido seleccionado para ti

Riesgos psicosociales. Evaluación
1. Introducción   Cuando se hace una evaluación de Riesgos psicosociales tenemos que ir más allá del mero cumplimiento de la Ley de…
Suscríbete a nuestro boletín

Recibe directamente en tu correo las últimas noticias y actualizaciones de eadic.

Ir arriba