Tendencias y amenazas del comercio internacional - Eadic

Tendencias y amenazas del comercio internacional

1. Comercio

 

Comercio internacional
Comercio internacional. Fuente: LegalToday

 

En un periodo caracterizado por la resiliencia y la gestión del cambio, el comercio busca nuevas fórmulas de crecimiento pese a la actual coyuntura.

Tras años de estabilidad geopolítica y social en los países más desarrollados, asistimos desde 2020 a un nuevo panorama internacional, marcado por una pandemia responsable del mayor confinamiento en la historia de la humanidad.

Y más recientemente por la incertidumbre de un conflicto armado en plena Europa, con el agravante de que el instigador no solo es una de las principales potencias nucleares, sino que se ha propuesto resucitar el fantasma de una guerra fría 2.0 bajo la que encubrir el auge del nacionalismo ruso.

 

2. 2020

 

Mirando hacia atrás, 2020 presentaba una prognosis esperanzadora para el crecimiento del comercio internacional.

En esos momentos, la mayoría de las predicciones apuntaban a un incremento moderado pero sostenido, que poco a poco consolidará la recuperación de la Crisis Financiera Global de 2008.

A pesar de ciertas turbulencias como el Brexit, la guerra comercial EEUU-China, el auge de los populismos y nacionalismos, o la desaceleración de la economía China.

El clima predominante bien pudiera haberse definido como de optimismo prudente, y como tal reflejado en numerosos informes de instituciones internacionales de prestigio como:

  • El Banco Mundial.
  • La Organización Mundial del Comercio.

 

Sin embargo, desde la primavera de ese mismo año, el virus SARS-CoV-2 dinamitó cualquier predicción posible, provocando la disminución en 2020 del comercio internacional en un 5,3 %.

En clave estratégica, cualquier predicción basada en una metodología de escenarios se tornaba caótica, y cualquier proyección sobre la base de información existente solía resultar tan inútil como errónea.

 

– Comercio internacional

 

El comercio internacional implosionó por parálisis de la producción y de la cadena de suministro, con imágenes de zonas desabastecidas y ciudades desiertas dignas de películas distópicas como I am legend (Francis Laurence, 2007) o Contagion (Steven Soderbergh, 2011).

  • Nuevamente la realidad superó a la ficción, con algunos índices momentáneamente desplomados hasta valores de la segunda guerra mundial.

 

  • Si bien es cierto que la campaña de vacunación internacional y una disminución en la virulencia de las nuevas cepas del virus han contribuido a la recuperación del comercio desde 2021.

Se siguen produciendo variaciones significativas según el momento en el que se tome la foto.

 

  • Por ejemplo, en el tercer trimestre de 2021, el comercio mundial de mercancías disminuyó un 0,8 % tras un año de expansión.

 

3. Causas

 

Las principales causas de este retroceso fueron el aumento de los casos de COVID-19 fruto del índice de propagación de la variante ómicron.

Los problemas en las cadenas de suministro internacionales y la escasez de insumos de producción, según concluye un informe de la OMC de diciembre de 2021.

 

– Riesgos

 

En ese sentido, los principales riesgos que amenazan la recuperación del comercio:

  • Son el alza de los precios de fletamento internacional.
  • Una inflación disparada debido a la subida de los precios de la energía.
  • La escasez de materias primas.
  • Una mayor regulación del transporte y las aduanas para combatir el incremento de actividades ilícitas, mediante buques numerados de manera fraudulenta y el aumento de las tensiones geopolíticas, que obviamente no contribuye positivamente.

Pese a todo lo anterior, si se logra contener la inflación, resolver el drama de Ucrania y “gripalizar” el COVID-19, se atisba una recuperación en el horizonte con algunas tendencias concretas que se prevé experimenten un considerable crecimiento.

 

– Comercio mundial

 

  • Recientemente, el Global Trade Report de Euler Hermes ha estimado que el comercio mundial crecerá un 5.4 % y un 4 % en 2022 y 2023 respectivamente.

Todo ello pese a carecer de una garantía sólida en la continuidad de las cadenas de suministro mundiales como observamos hoy en día con los envíos que salen de Asia, especialmente de China, al resto del mundo.

 

  • Podemos ser por tanto moderadamente optimistas y salvo un empeoramiento de la situación sanitaria en relación al virus SARS-CoV-2.

O una escalada del conflicto armado en Europa del Este de dramáticas consecuencias.

Es previsible -y deseable- que el comercio mundial recupere una tendencia positiva para los años venideros.

 

“Siempre en movimiento está el futuro” asegura Yoda en El imperio contraataca (Irvin Kershner, 1980).

Y es precisamente ese movimiento el que impregna de incertidumbre al optimismo manifestado.

Estaremos atentos por tanto a qué dirección toma, con los dedos cruzados para que favorezca el auge del comercio, por el bien de todos.

 

Autor: Carlos Gustavo García Jarabo, Docente de Internacionalización y Operaciones en los MBAGRO, MBAMIN y MBADEC

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Contenido seleccionado para ti

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe directamente en tu correo las últimas noticias y actualizaciones de eadic.

Ir arriba