Yacimientos minerales - Eadic

Yacimientos minerales

Los recursos mineros del planeta se distribuyen por zonas definidas por condicionantes geológicos, estructurales….etc., que van a determinar la presencia de los yacimientos minerales.

Los yacimientos minerales técnicamente hablando son un sector de la corteza terrestre en el cual, a raíz de procesos geológicos, se produjo la acumulación de una sustancia mineral, cuyo provecho económico es industrialmente factible debido a su cantidad, calidad y condiciones.  Son por tanto el origen de la actividad minera que los pondrá en valor. No se entiende el uno sin el otro, ya que la mera presencia de un yacimiento mineral no indica nada más allá que la existencia de o de los recursos mineros que previsiblemente pueden ser objeto de una actividad extractiva.

Imaginemos que la investigación minera determina la presencia de un yacimiento mineral como puede ser un filón de cuarzo con importantes cantidades de oro en, por ejemplo, la calle principal de la capital del país. Evidentemente existirán importantes impedimentos legales para su puesta en valor mediante una explotación minera, condicionantes sociales, urbanísticos, etc., que convertirn el yacimiento mineral en algo poco más que anecdótico, pues no podrá ser objeto de un beneficio minero.

De este modo puede afirmarse que el yacimiento mineral es el inicio de la actividad minera, pero también puede afirmarse que su mera presencia no significa la posibilidad de su explotación y su consiguiente puesta en valor, pues paralelamente a ella deben cumplirse una serie de condicionantes legales imprescindibles para su laboreo.

Hay muchos tipos de yacimientos minerales, pero pueden distribuirse en tres grandes grupos: gaseosos (hidrocarburos, helio, neón, argón…), líquidos (petróleo y aguas subterráneas) y sólidos (diamantes, grafito, talco, granito,…)

A su vez hay diferentes clasificaciones, como morfológica (capas, filones, chimeneas, impregnaciones, lentejones y placeres) y genética (procesos ígneos, disoluciones de agua caliente, procesos sedimentarios y metamórficos).

El conocimiento exhaustivo de un yacimiento mineral va permitir por tanto su posible puesta en valor comercial a través de la aplicación de la técnica minera más idónea para el tipo de yacimiento del que se trate. Esta puesta en valor es imprescindible para el desarrollo de la vida moderna, pues absolutamente todo lo que forma parte de la vida cotidiana del ser humano, procede indiscutiblemente de la actividad minera.

Autor: David Fernández, profesor del Máster en Minería, Planificación y Gestión de Minas y Operaciones Mineras

Máster en Minería, Planificación y Gestión de Minas y Operaciones Mineras

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Contenido seleccionado para ti

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe directamente en tu correo las últimas noticias y actualizaciones de eadic.

Ir arriba